Volver

Colaborador del mes

José Luis Cordeiro

Hemos elegido a José Luis Cordeiro como personaje del mes de Julio en FUNDESTIC. Nuestra experiencia trabajando con él en diversos proyectos no ha podido ser más positiva. «En 2045 la muerte será opcional» y para ese instante el envejecimiento «será una enfermedad curable», asevera el ingeniero y profesor fundador de la Singularity University en Silicon Valley, José Luis Cordeiro. Cordeiro, quien estudió en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Cambridge, donde se licenció en Ingeniería Mecánica, asegura en una entrevista que «vamos a curar el envejecimiento» y no sólo eso, sino que también afirma que el proceso se revertirá y «seremos capaces de rejuvenecer». Él mismo dice que no piensa morir, «ahora sólo ganamos tiempo con cuerpos que envejecen», pero afirma que llegará un día en que «se podrá detener el envejecimiento».


El explorador Juan Ponce de León llegó al nuevo continente y buscó la fuente de la eterna juventud, «pero se adelantó a su tiempo», bromea. La prueba de que curar el envejecimiento es posible, explica, es que «ya existen células que no envejecen en la naturaleza», como las germinales, las cancerígenas o algunas bacterias. En biología, las células más famosas son las HELA, con las que se descubrió, ya en 1951, que el cáncer es inmortal, «que no envejece» matiza Cordeiro. Para llevar a cabo estas afirmaciones este científico se basa también en la «singularidad tecnológica», la corriente que apunta al advenimiento de la inteligencia artificial y que da paso al «posthumanismo». Cordeiro defiende, además, el «transhumanismo», la filosofía en la que ciencia y tecnología buscan combatir las limitaciones humanas «fusionándolas con el ser humano».


Según este profesor universitario, el fin de la «edad humana» llegará en 2045, momento el que se denominará, según su teoría, la edad «de humanos mejorados y súper longevos». Y vaticina que la «muerte de la muerte» será posible en menos de treinta años. Esta nueva «inmortalidad» cambiará todo el concepto de la sociedad, porque además «no vamos a vivir 140.000 años viejos», porque los humanos tendrán la capacidad de rejuvenecer. Cordeiro afirma que la inmortalidad se «vivirá como jóvenes», ya que al igual que ocurre con las células madre, «que nunca envejecen», se podrá hacer lo mismo con todo el cuerpo. El profesor no concibe que esta situación pueda provocar una «barbarie» demográfica, sino que serán los propios avances tecnológicos y científicos los que se encargarán de «solucionarlo». Entonces, explica, dará comienzo la «singularidad tecnológica». Pero hay otra fecha que, según sus cálculos, es crucial: 2029, el año en el que «haremos realidad el test de Alan Turing». Este científico británico aseguró que llegará el día en que un ser humano no será capaz de distinguir entre si habla con otro igual o con una forma de inteligencia artificial. Cada tecnología ayuda a crear nueva tecnología y «hay una aceleración de la aceleración», lo que, a juicio del profesor, permitirá que en diez o quince años «un cerebro humano pueda conectarse con internet». Incluso hablar, que en su opinión, se trata de una capacidad «primitiva», cree que en el futuro se hará de forma telepática gracias a los avances tecnológicos, «como si se tratase de magia».


Uno de los profesores de Cordeiro, Marvin Minsky, aseguró hace más de veinte años que «los robots heredarán la tierra». Ahora, veinte años después, Cordeiro augura que esos robots «seremos nosotros». «También disfrutaremos de la inmortalidad informática», el profesor asegura que no sólo se llegará a la inmortalidad biológica, puesto que todo la información almacenada en el cerebro se podrá trasladar a un ordenador. Es lo que se conoce como civilización humano-máquina, «estamos en un proceso de fusión de tecnología y humanos», como lo puede estar hoy en día cualquier persona «con sus gafas o un móvil», aclara. Y el «Cybathlon», que se celebrará en octubre en Zúrich, Suiza, serán los primeros Juegos Olímpicos de «cyborgs», en los que podrán participar discapacitados con partes biónicas que sustituyen piernas o brazos. El profesor constata que en ediciones posteriores se podrá incluso ver personas con ojos biónicos, que serán «mejores que unos humanos y que podrán actualizarse». En los próximos años, el ciclo de la vida continuará su curso y la gente seguirá muriendo. Por eso la solución temporal que da el profesor para lograr la «eterna juventud» es «congelar» a quien quiera volver a ser joven para «despertarlo de nuevo en 2045».

Compartir
COMPARTE

Otros Colaboradores:

Woman & Soul, la nueva exposición de Pedro Sobrado
Pedro Sobrado
Gloria Torner
Gloria Torner
Podemos aprender mucho de la derrota
Vicente del Bosque
VISIONES URBANAS
Alejandro Quincoces
¿Donde está el límite?
Josef Ajram
Mara Dierssen
Mara Dierssen
intensidad emocional
Antonio Garrigues Walker
El futuro del mercado editorial
Jesús Bádenes
Nivel espectacular
Juan Fernández-Aceytuno

© FUNDESTIC

     CONDICIONES USO

     POLÍTICA DE COOKIES

     POLÍTICA DE PRIVACIDAD